viernes, 30 de diciembre de 2011

Ve en la educación es el arma fundamental para el cambio de la sociedad dominican

Cree que la candidatura de Hipólito Mejía está en su mejor momento


Por: Edel Josefina Aguasanta Regalado

El vice-presidente del Partido Revolucionario Dominicano y Coordinador del Comando Nacional de Cultura de la candidatura de Hipólito Mejía, Tony Raful Tejada. reafirmó que la candidatura presidencial del ingeniero Hipólito Mejía está en su mejor momento y que las encuestas lo señalan como el próximo ganador.

Afirmó que el PRD va muy bien en su campaña y que ahora mismo se encuentra en una tregua política por motivo a las fiestas navideñas en que los candidatos de los diferentes partidos han suspendido los actos masivos , como es el caso del candidato presidencial Hipólito Mejía que está al margen de la actividad política directa o indirectamente.

Dijo que el año 2012, será de mucha expectativa, ya que desde Enero estará matizado por la aguda lucha política por el poder entre los candidatos presidenciales de los dos principales partidos PRD y PLD, y que evidencia que se debe reflexionar en función de que esta campaña transcurra normalmente sin incidentes lamentables, como se ha hecho hasta ahora, ya que considera que va muy bien a diferencia de campañas pasadas que se han tornado violentas y con mucho fanatismo político.

Expresó que esperan que la actividad política se mantenga tranquila, “queremos que sea un ejercicio civilizado, la expresión de las diferencias políticas en el debate, sin llegar a discusiones de extremo violento sino a extremo convincentes”.

“Estamos empeñados en que siga así aun cuando, todo el mundo sabe que es una campaña desigual en relación con el uso de los medios de comunicación, con los anuncios y la propaganda política a través de los medios audiovisuales, ya que es evidente que hay una desproporción significativa, pero aun así pienso que marchamos bien, que el proceso electoral va bien, y que el candidato que nosotros representamos tiene todas las posibilidades de obtener la victoria”.

En relación al caso del alcalde de Santiago Gilberto Serulle quien ha adoptado una actitud neutral y hasta ahora no ha definido su posición en este proceso de campaña, dijo que este ha ejercido una ventaja coyuntural y el mismo PRD la ejerció para contraponerse al candidato del PLD quien era el candidato del PRSC José Enrique Sued, y piensa que a Serulle se le haría muy difícil reencontrarse con la candidatura del Partido de la Liberación Dominicana porque él fue enfrentado con fiereza por esos grupos, inclusive sus aliados.

Además señalo que la situación en Santiago es favorable en grado masivo al candidato del PRD Hipólito Mejía a diferencia del candidato opositor, “Santiago es uno de los fortines del candidato de nuestro partido, nosotros estamos en una proporción muy alta, incluso en las encuestas que maneja el PLD”.

Tony Raful compareció como invitado de Onorio Montás en su programa "Dejando Huellas" con la participación de Susie Caraballo y Frank Nuñez, que se difunde por las emisoras Dominicana FM y Radio Santo Domingo AM, de 4 a 6 todas las tardes.

Al referirse a la conceptualización en el discurso político expresó que a partir de la muerte de los líderes políticos de los partidos mayoritarios Juan Bosch y José Francisco Peña Gómez, los partidos políticos cambiaron evidentemente lo que era el escenario de la discusión política y teórica, y esto ha traído como consecuencia el clientelismo, la falta de principio en sentido generalizado y el populismo.

“Todo esto irrumpió con una fuerza desmedida en el escenario político dominicano, por ejemplo algo que para nosotros era inaceptable cuando el PRD estaba unido con Bosch y Peña Gómez era la práctica de dar regalos, para obtener favor político, neutralizar lealtades, el cambio de partidos políticos de manera constante, no porque no se pueda cambiar de criterio, pero no llegar al transfuguismo, puntualizó.”

Entiende que la crisis conceptual del debate político está en todos los partidos y que es consecuencia de la entrega incondicional al sector conservador que hoy prácticamente juega un papel determinante en las organizaciones políticas y que esto debe de cambiar, ya que la vida política no puede seguir desarrollándose de esa manera.

“Pienso que la tarea nuestra es potenciar el debate, volver los grandes líderes nacionales a elevar las lucha política, para mi es deprimente ver estos espectáculos que se están llevando hoy en día, donde el apoyo que se pueda obtener de las personas en un proceso electoral no proviene de su voluntad libre sino por el clientelismo existente, más que la crisis del discurso lo que debemos superar es la praxis política existente en el país.”

En cuanto a las posibilidades de entendimiento entre el presidente del PRD el Ing. Miguel Vargas y el candidato presidencial el Ing. Hipólito Mejía Domínguez dijo que las contradicciones existentes no son a nivel político o antagónico, sino falta de comunicación, algunos elementos no comprendidos o asimilados consecuencia de la convención que fue muy tensa, por lo tanto son contradicciones que se pueden resolver y superar.

Dijo además que el presidente del partido ha dicho en numerosas ocasiones que se integrará, y que entiende que en el mes de enero esto será efectivo, que hay diferentes sectores que están haciendo esfuerzos y gestiones para que esta unidad se concrete, ya que el PRD está unido y este es el único círculo que falta por cerrarse.

Afirmó que en este momento el PRD está representando un cambio, con el candidato Hipólito Mejía que hace un año tenía solo un 3% en la aceptación del electorado y hoy en día tiene un 60%, una proyección extraordinaria y esto solo puede explicarse por el apoyo recibido por la sociedad.

“El pueblo dominicano ha hecho suya esta candidatura, ha dicho que necesita un cambio y esto solo sería posible con la candidatura del PRD, por supuesto nosotros estamos pidiendo otra oportunidad para corregir errores que se cometieron y para asegurar las políticas correctas, y el pueblo nos ha dicho que si, así nosotros lo concebimos en este momento político e histórico.”

Por otro lado Raful expresó que la República dominicana ha cambiado, que existen grandes desigualdades y grandes problemas, que el ser social dominicano es diferente solo en su manera de vivir, más individualista, menos solidario pero en los sentimientos prácticamente sigue igual, ese proceso solo puede ser cambiado a través de la educación, pero no solo la escolaridad sino la educación familiar.

Expresó que los efectos de demostración social están acabando con en esta sociedad, el irrespeto a los valores, ya no existe el concepto del ahorro y el trabajo sistematico y permanente como nosotros lo conocimos para acumular riquezas, ahora “se vive con otra visión de los procesos especulativos y el capital financiero”, el dominicano no ha cambiado como ser humano, ha cambiado su forma de vida, que solo lo transforma la educación.

“Es inconcebible ver como en República Dominicana hay tantos vehículos de lujo y torres, este un proceso que solo puede ser contrarrestado con una ofensiva desde el estado con la participación de la sociedad y los grupos de base, dirigida hacia una moral social que sirva de basamento para la creación de una nueva conciencia desde el punto de vista humano.

Yo pienso que la educación es el arma fundamental con la que podamos cambiar la vida en la sociedad dominicana, pero los primeros que tienen que convencerse de eso son los que gobiernan, tienen que apoyar el 4% para la educación, que debe tener un control y mecanismo que puedan sancionar el uso de los recursos, este país hay que reformarlo de arriba abajo, es la única manera de salvarlo, si ya no por nosotros, por nuestros hijos o los hijos de nuestros hijos, finalizó”

sábado, 24 de diciembre de 2011

No se oponen a la entrada en vigencia de la Ley 87-01/152


http://www.almomento.net/news/127/ARTICLE/102752/2011-12-23.html

Fri, 23 Dec 2011 09:24:00

Clínicas privadas reclaman se cumpla la ley

El doctor Rafael Mena fue entrevistado por Onorio Montás, Frank Núñez, Alba Jocelyn Holguín y Susie Caraballo en el programa "Dejando Huellas"
Dijo además que no se le puede impedir al paciente ir a la clínica o visitar al médico de su preferencia ya que esto destruiría la relación médico-paciente.


SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La Asociación de Clínicas y Hospitales Privados (Andeclip) no está en contra del primer nivel de atención de salud ni de la entrada en vigencia de la Ley 87-01/152, aclaró su presidente, Rafael Mena.

Dijo que esta entidad lo único que desea es que todo este procedimiento se realice "de una manera gradual y que no sea a conveniencia de un solo sector".

“Nosotros como clínicas no nos oponemos a que se cumpla la Ley, pero sí reclamamos que se ejecute según su espíritu, ya que esta dice que los pacientes tienen derecho a elegir sus médicos y sus clínicas”, agregó.

Explicó que en estos centros de atención primaria se piensan realizar análisis, placas, rayos X, sonografías y otros procedimientos que son el sostén y el cerebro de las instituciones privadas, y de éstos faltar quedarían privadas de los medios de solucionar los problemas de los pacientes.

Señaló que solo el 26% de la población tiene acceso al seguro social y un 70% está en el aire ya que no pertenece al régimen contributivo por no tener un trabajo formal. "Y éstos quedarían fuera de los centros de atención primaria, que es lo que preocupa, ya que les gustaría que tuvieran la misma oportunidad que los demás", agregóp

Mena fue entrevistado por Onorio Montás, Frank Núñez, Alba Jocelyn Holguín y Susie Caraballo en el programa "Dejando Huellas", que se difunde por las emisoras Dominicana FM y Radio Santo Domingo AM, de 4 a 6 todas las tardes.

Al referirse a las unidades de atención primaria dijo que hay que aclararle a la población "qué se va hacer ahí, cómo tomar la presión, darle seguimiento a las embarazadas, tratar a los pacientes diabéticos y resolver cualquier problema evitando que el paciente vaya a un segundo nivel de atención.

http://elsiglo21.com/index.php?option=com_content&view=article&id=20406&catid=36:el-pais&Itemid=112

Mena condiciona aplicación atenciones de Salud

El presidente de la Asociación de Clínicas y Hospitales Privados, doctor Rafael Mena, aclaró que nunca se ha opuesto a aplicar el primer nivel de atención de salud y de la entrada en vigencia de la Ley 87-01/152 sino que quieren que el procedimiento se realice de manera gradual, y que no sea a conveniencia de un solo sector.

“Nosotros como clínicas no nos oponemos a que se cumpla la Ley, pero sí que se ejecute según su espíritu, ya que esta dice que los pacientes tienen derecho a elegir sus médicos y sus clínicas”, dijo.

Explicó que en los centros de atención primaria se piensan realizar análisis, placas, rayos X, sonografías, que son el sostén y el cerebro de las instituciones privadas, y de faltar les quitarían los medios de solucionar los problemas de los pacientes.

Además recordó que solo el 26% de la población tiene acceso al seguro social y que un 70% está en el aire ya que no pertenece al régimen contributivo por no tener un trabajo formal, y estos quedarían fuera de los centros de atención primaria, que es lo que le preocupa ya que les gustaría que todos los dominicanos tuvieran la misma oportunidad.

El doctor Rafael Mena fue entrevistado por Onorio Montás, Frank Núñez, Alba Jocelyn Holguín y Susie Caraballo en el programa "Dejando Huellas".

Al referirse a las unidades de atención primaria dijo que hay que aclararle a la población que se va hacer ahí, como tomar la presión, darle seguimiento a las embarazadas, tratar a los pacientes diabéticos y resolver cualquier problema evitando que el paciente vaya a un segundo nivel de atención.

Expresó que no están en desacuerdo con lo que establece la Ley, pero se oponen a la distorsión que se le quiere dar y a lo que esto implica para ellos económicamente.

Dijo además que no se le puede impedir al paciente ir a la clínica o visitar al médico de su preferencia ya que se destruiría la relación médico-paciente.

Admitió que juntamente con los médicos se debe de poner en primer lugar a los pacientes, pues es el beneficiario principal del primer nivel de atención, dijo que el doctor debe cumplir lo pactado y hacer las cosas bien “El médico no debe de abusar cobrándole de más al paciente porque esto los perjudica y le quita credibilidad ante el mismo, a tal punto que este no lo defiende”.

Aclaró que las clínicas son capitales pequeños y que por eso deben defender sus intereses, la Asociación de Clínicas y Hospitales Privados (Andeclip), el Colegio Medico Dominicano y las Asociaciones de especialista van a luchar por sus derechos.

Por otro lado Rafael Mena se lamentó de que los médicos no sean más abiertos con los medios de comunicación porque esto trae como consecuencia que nos tienen “como los malos de la película”, y aclaró que el sistema a arrastrado a los profesionales de la medicina a preocuparse por lo mercurial por la cantidad de compromiso que asumen, nosotros los médicos no hemos, a pesar de eso abandonado nuestro compromiso social.

“En los profesionales hay de todo y el ejercicio medico no es la excepción”, desde luego, pero en el país debería existir un organismo que vele por la calidad real de los medicamentos como existe en otros países, y citó por ejemplo la FDA, que es el organismo del gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos y medicamentos. Mostró mucha preocupación por la avalancha de los medicamentos genéricos sin ser regulados, aunque aclaró que no está opuesto a su uso, siempre y cuando sean fabricado con los mismos ingredientes activos que los que medicamentos de marca, “debe existir la rigurosidad necesaria con estos medicamentos” puntualizó.


Rafael Mena dice Andeclip no esta en contra del primer nivel de atención de salud

No se oponen a la entrada en vigencia de la Ley 87-01/152

Por: Edel Aguasanta Regalado

El doctor Rafael Mena, presidente de la Asociación de Clínicas y Hospitales Privados (Andeclip) Aclara que esta institución no está en contra del primer nivel de atención de salud y de la entrada en vigencia de la Ley 87-01/152 sino que quieren que todo este procedimiento se realice de una manera gradual, y que no sea a conveniencia de un solo sector.

“Nosotros como clínicas no nos oponemos a que se cumpla la Ley, pero sí que esta se ejecute según su espíritu, ya que esta dice que los pacientes tienen derecho a elegir sus médicos y sus clínicas”.

Explicó que en estos centros de atención primaria se piensan realizar análisis, placas, rayos X, sonografías y estos son el sostén y el cerebro de las instituciones privadas, y de estas faltar les quita los medios de solucionar los problemas de los pacientes.

Además señaló que solo el 26% de la población tiene acceso al seguro social y que un 70% está en el aire ya que no pertenece al régimen contributivo por no tener un trabajo formal, y estos quedarían fuera de los centros de atención primaria, que es lo que le preocupa ya que le gustaría que estos tuvieran la misma oportunidad que los demás.

El doctor Rafael Mena fue entrevistado por Onorio Montás, Frank Núñez, Alba Jocelyn Holguín y Susie Caraballo en el programa "Dejando Huellas", que se difunde por las emisoras Dominicana FM y Radio Santo Domingo AM, de 4 a 6 todas las tardes.

Al referirse a las unidades de atención primaria dijo que hay que aclararle a la población que se va hacer ahí, como tomar la presión, darle seguimiento a las embarazadas, tratar a los pacientes diabéticos y resolver cualquier problema evitando que el paciente vaya a un segundo nivel de atención, expresó que no están en desacuerdo con lo que establece la Ley, pero se oponen a la distorsión que se le quiere dar a esta y a lo que esto implica para ellos económicamente.

Dijo además que no se le puede impedir al paciente ir a la clínica o visitar al médico de su preferencia ya que esto destruiría la relación médico-paciente.

Admitió que conjuntamente con los médicos se debe de poner en primer lugar a los pacientes, pues es el beneficiario principal del primer nivel de atención, dijo que el doctor debe cumplir lo pactado y hacer las cosas bien “El médico no debe de abusar cobrándole de más al paciente porque esto los perjudica y le quita credibilidad ante el mismo, a tal punto que este no lo defiende”.

Aclaró que las clínicas son capitales pequeños y que por eso deben defender sus intereses, la Asociación de Clínicas y Hospitales Privados (Andeclip), el Colegio Medico Dominicano y las Asociaciones de especialista van a luchar por sus derechos.

Por otro lado Rafael Mena se lamentó de que los médicos no sean más abiertos con los medios de comunicación porque esto trae como consecuencia que nos tienen “como los malos de la película”, y aclaró que el sistema a arrastrado a los profesionales de la medicina a preocuparse por lo mercurial por la cantidad de compromiso que asumen, nosotros los médicos no hemos, a pesar de eso abandonado nuestro compromiso social.

“En los profesionales hay de todo y el ejercicio medico no es la excepción”, desde luego, pero en el país debería existir un organismo que vele por la calidad real de los medicamentos como existe en otros países, y citó por ejemplo la FDA, que es el organismo del gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos y medicamentos. Mostró mucha preocupación por la avalancha de los medicamentos genéricos sin ser regulados, aunque aclaró que no está opuesto a su uso, siempre y cuando sean fabricado con los mismos ingredientes activos que los que medicamentos de marca, “debe existir la rigurosidad necesaria con estos medicamentos” puntualizó.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Centros de Atención Primaria

Lamenta actitud del Colegio Médico Dominicano frente a la medicina familiar y comunitaria

Por: Edel Aguasanta

La doctora Aidée Cuaz presidente de la Sociedad Dominicana de Medicina Familiar (SODOMEFA), consideró inquietante e irracional la actitud del CMD, ANDECLIP y las otras sociedades de médicos especialistas. La doctora Cuaz se mostró extrañada con la posición del Colegio Médico Dominicano (CMD), quién ha asumido una posición parcializada con relación a los Centros de Atención Primaria (CAP), sin importar que la mayoría de los médicos colegiados no están agrupados en las diferentes sociedades especializadas.

Ademas la médico especialista señaló que “La Sociedad de Medicina Familiar agrupa todos los médicos familiares formados, la escuela que comenzó en el año 1981 por iniciativa del seguro social y ofrece la educación continuada, para estar a la vanguardia con lo que está pasando en lo relativo a la medicina familiar de forma global”.

La doctora Cuaz fue entrevistada por Onorio Montás y Susie Caraballo en el programa “Dejando Huellas”, que se difunde por las emisoras Dominicana FM y Radio Santo Domingo AM, de 4 a 6 todas las tardes

Al referirse a la medicina familiar y comunitaria la presidenta de la Sociedad Dominicana de Medicina Familiar explicó que se trata de una nueva cultura de la salud, donde el médico además de tratar la parte biológica, trata la parte social, sicológica y hasta la espiritual. -El hombre es él y su entorno-, y cuando se ve a una persona de manera independiente no es tan funcional ya que muchas patologías son el resultado de problemas que hay en la familia”.

Citó el ejemplo de que una adolescente salga embarazada esto puede afectar al padre con gastritis o le puede subir la presión, la madre le sale otro tipo de problema y el hermano le comienza ir mal en el colegio. Si existe una medicina familiar y comunitaria se ve el origen del problema y sus posibles soluciones.

El modelo que ha adoptado el país de los Centros de Atención Primaria (CAP) pueden abarcar de 500 a 700 familias, tras ser definida territorial y poblacionalmente, estas unidades estarían compuestas por un equipo médico que tendría Médico Familiar, un Gineco-obstetra, un Psicólogo, un Pediatra, un técnico de salud, un promotor y una enfermera.

Aidée Cuaz dijo que una de las partes más importantes de los médicos familiares es la promoción y prevención, no es tan solo curar la enfermedad sino tratar de que la persona no se llegue a enfermar, y de estar enferma que no se complique.

Expresó que existe un nivel de confusión muy grande por la lucha de intereses que existe entre los médicos y que hay personas que no entiende que es atención primaria. “Hay muchas sociedades especializadas quejándose de que la van a afectar, de que los pacientes que vayan se les disminuirá la calidad en la atención, pero eso es erróneo ya que si se va a trabajar en la comunidad se va a captar hasta a la persona que no asiste al centro, y a identificar riesgos esto significaría que los problemas que se dejan en el aire serían captados”.

La doctora expresó que todos tienen derecho al mismo nivel de calidad en la salud, y que a los médicos esto es lo que debería de preocuparles, ya que ese el compromiso que ellos hacen con el juramento Hipocrático.

Indicó que un centro de atención primaria es una clínica de atención ambulatoria, ya que solo es el primer nivel de atención y no tienen internamiento, donde hay un equipo de salud completo, tiene de particular que muchas veces esta dentro de la comunidad, en los sectores y barrios si tiene la población que se estructura en un determinado numero de personas, insistió que en un centro de atención primaria estará el médico general, un gineco-obstetra, un pedíatra y un personal de salud mental.

Opinó que la actitud de la Asociación Dominicana de Clínicas Privadas (Andeclip) y el Colegio Médico Dominicano (CMD) contra los Centros de Atención Primaria es insólita y señaló que no está de acuerdo con que el CMD defienda a las clínicas privadas y deje a un lado a los hospitales públicos, ya que la acción debe ser conjunta con calidad para todos pobres y ricos, y a Andeclip les exhortó que instale Centros de Atención Primaria, tal como lo contempla la ley 87-01/152.

sábado, 3 de diciembre de 2011

¡Diga, perejil...!

Por fin la Suprema se puso los pantalones,

porque aquí hay grupos de dominicanos que se prestan

para declarar niños haitianos ilegales y extranjeros

que obtienen su documentación de manera fraudulenta”,

expresó el director general de Migración, José Ricardo Taveras”



La Suprema entiende que la Junta actuó en base a las disposiciones legales de la Constitución
30 Noviembre 2011, 9:46 PM
La Suprema Corte de Justicia valida circular de la Junta Central Electoral sobre actas nacimiento de haitianos
Emite una sentencia en la que prohíbe dar documento a hijos de extranjeros ilegales en RD

Santo Domingo.-La Suprema Corte de Justicia validó la circular número 17 emitida por la Junta Central Electoral (JCE) en la que instruye a los oficiales civiles abstenerse de expedir y firmar copias de actas de nacimiento a hijos de extranjeros ilegales en el país.

En la sentencia número 460, la Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia rechazó el recurso de casación interpuesto por Emildo Bueno Oguis el 22 de julio del año 2008, en el que sostenía que la JCE violaba la ley.

Causa

El documento establece que cuando Bueno Oguis solicitó una copia de su acta de nacimiento fue referido a la Oficina Central del Estado Civil para fines de análisis, ya que las solicitudes de personas cuyos padres son haitianos tenían que ser enviadas a dicha oficina, lo que él consideró una violación a la ley.

Bueno Oguis solicitó el acta de nacimiento ante la Oficialía de Estado Civil del municipio de Esperanza, provincia Valverde

La Suprema entendió que la Junta actuó en base a las disposiciones legales de la Constitución de la República, ya que la misma tiene la facultad, de acuerdo con la Ley 659, de emitir circulares y reglamentos cuando lo entienda necesario.

Asimismo, la sentencia establece, basándose en la Constitución, que se excluye de la nacionalidad dominicana a los hijos legítimos de los extranjeros residentes en el país en representación diplomática, también a los que están de tránsito para adquirir la nacionalidad por Jus Solis ni a las madres que tienen hijos en la RD cuando viven de manera ilegal.

El documento, firmado por los jueces Juan Luperón Vásquez, Julio Aníbal Suárez, Enilda Reyes Pérez, Darío Fernández Espinal, Pedro Romero Confesor y la secretaria general Grimalda Acosta, fue dado el pasado 2 de noviembre.

Medida JCE

El 29 de marzo del año 2007 la Cámara Administrativa de la Junta Central Electoral dictó la Disposición Circular número 17, en la que instruía a los oficiales del Estado Civil para que examinaran minuciosamente las actas de nacimiento al expedir copias o cualquier documento relativo a las personas con padres extranjeros que no habían probado su residencia legal en la República Dominicana.



La República 1 Diciembre 2011

DE TRÁNSITO EN RD
SCJ ratifica fallo sobre nacidos de extranjeros
  • Decisión. La Suprema Corte de Justicia ratificó su sentencia tras apoyarse del numeral 1 del artículo 11 de la Constitución del país.
Viviano de León

Santo Domingo.- La Suprema Corte de Justicia ratificó, mediante sentencia, que los hijos de extranjeros en tránsito nacidos en el territorio nacional no adquieren la nacionalidad dominicana, como lo establece la Constitución de la República en el numeral 1 del artículo 11.

En la sentencia No.460 el máximo Tribunal Judicial expresó que la Constitución en el párrafo 1 de su artículo 11 excluye a los hijos legítimos de los extranjeros residentes en el país en representación diplomática o los que están de tránsito en él para adquirir la nacionalidad dominicana por Jus Solis, ya que esas personas han sido autorizadas a permanecer por un determinado tiempo en el país.

“Si en esta circunstancia, evidentemente legitimada, una extranjera alumbra en el territorio nacional, su hijo (a), por mandato de la misma Constitución, no nace dominicano; que, con mayor razón no puede serlo el hijo (a) de la madre extranjera que al momento de dar a luz se encuentra en una situación irregular y por tanto, no puede justificar su entrada y permanencia en la República Dominicana”, expresó el tribunal en su sentencia.

La Constitución excluye a los hijos legítimos de los extranjeros residentes en el país
Texto de la sentencia No. 460 de la Suprema Corte de Justicia.

Recurso de casación La Suprema establece su ratificación a través de una sentencia en la que rechaza el recurso de casación interpuesto por Emildo Bueno Oguis contra la disposición No. 17 emitida por la Cámara Administrativa de la Junta Central Electoral en la que instruyó a los oficiales del Estado Civil examinar minuciosamente las actas de nacimiento al expedir copias, porque tenían las denuncias de la expedición irregular de ese documento.

La decisión es una respuesta a las organizaciones de la sociedad civil, nacionales e internacionales que han sometido al país ante la Corte Interamericana de los Dere-chos Humanos por supuesta desnacionalización de haitianos.

De acuerdo con la sentencia el caso que llevó a Emildo Bueno Oguis a elevar un recurso de amparo contra la referida circular, resultó ser una emisión de acta de nacimiento irregular y fraudulenta.




Dios, Patria y Libertad

República Dominicana



En Nombre de la República, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia, regularmente

constituida por los Jueces Jorge A. Subero Isa, Presidente; Rafael Luciano Pichardo,

Primer Sustituto de Presidente; Eglys Margarita Esmurdoc, Segundo Sustituto de

Presidente; Hugo Álvarez Valencia, Juan Luperón Vásquez, Margarita A. Tavares, Julio

Ibarra Ríos, Enilda Reyes Pérez, Dulce Ma. Rodríguez de Goris, Julio Aníbal Suárez,

Víctor José Castellanos Estrella, Ana Rosa Bergés Dreyfous, Edgar Hernández Mejía,

Darío O. Fernández Espinal, Pedro Romero Confesor y José E. Hernández Machado,

asistidos de la Secretaria General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de Guzmán, Distrito Nacional, hoy 14 de diciembre del 2005, años 162° de la Independencia y 143° de la Restauración, en funciones de Tribunal

Constitucional, dicta en audiencia pública, la siguiente sentencia:

Sobre la acción en inconstitucionalidad intentada por el Servicio Jesuita a

Refugiados y Migrantes (SJRM), representado por su Director, José Núñez SJ (Ced. 001- 0332144-4), el Centro Cultural Dominico-Haitiano, Inc. (CCDH), representado por su Director, Dr. Antonio Pol Emil (Ced. 023-0007287-9), el Movimiento Socio Cultural de

Trabajadores Haitianos, Inc. (MOSCTHA), representado por su Director, Dr. Joseph

Cherubin (Ced. de residente 001-126695-4), la Asociación Pro Desarrollo de la Mujer y

Medio Ambiente, Inc. (APRODEMA), representada por su Directora, Inoelia Remy (Ced.

001-0363517-3), el Movimiento de Mujeres Dominico-Haitianas, Inc. (MUDHA),

representado por su Directora, Sra. Sonia – Solain Pierre (Ced. 001-0942252-7), el Centro Dominico de Asesoría e Investigaciones Legales (CEDAIL), representado por su Director, Dr. Pedro Ubiera (Ced. 001-0134709-4), la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), representada por su Presidente, Dr. Manuel María Mercedes Medina (Ced. 001- 0234211-0), Amnistía Internacional Grupo Santo Domingo, representada por su Coordinador, Dr. Santos Bello Benítez (Ced. 001-0050170-9), el Comité Dominicano de Derechos Humanos (CDDH), representado por su Director, Virgilio Almánzar (Ced. 001- 0522659-1), la Pastoral Cristiana de los Derechos Humanos representada por el Rvdo. Ángel Salvador Sánchez (Ced. 001-0240090-0), el Centro de Estudios Sociales Padre Juan Montalvo SJ (CES Montalvo), representado por su Director, Mario Serrano SJ (Ced. 001-032983-9), la Colectiva Mujer y Salud, representada por su Directora Sergia Galván (Ced. 001-013721-5), el Instituto de Derechos Humanos Santo Domingo (IDHSD), representado por su Directora Vielka Polanco (Ced. 001-0101093-2) el Comité de Seguimiento del Foro Ciudadano, representado por su Secretaria General Sra. Sergia Galván (Ced. 001-013721-5) , y la Caribbean Association for Feminist Research and Action (CAFRA) representada en República Dominicana por la Sra. Sergia Galván (Ced. 001-013721-5), todas instituciones incorporadas según la Ley núm. 520 de Asociaciones sin Fines de Lucro de la República Dominicana;

Visto, la instancia depositada en esta Suprema Corte de Justicia, el 27 de junio de

2005, suscrita por los Dres. Antonio Pol Emil, Eddy Tejeda Cruz, Roberto Antúan José,

Humberto Michel Severino, Marisol Antigua, Santos Bello Benítez, Benito Cruz Peña,

María Victoria Méndez y Moisés Medina Moreta, abogados de los impetrantes, la cual

concluye así: “Único: Que declaréis la inconstitucionalidad y nulidad de los artículos 28,

36, 49, 56, 58, 62, 100, 101, 103, 138 y 139 de la Ley General de Migración núm. 285-04, del 27 de agosto de 2004, con todas las consecuencias de derecho”;

Visto el escrito de Intervención de Refutación de la demanda en Declaratoria de

Inconstitucionalidad de la Ley sobre Migración núm. 285-04, del 27 de agosto de 2004,

depositado en la Secretaría General de la Suprema Corte de Justicia en fecha 30 de

septiembre de 2005 y suscrita por: Lic. Juan Miguel Castillo Pantaleón, Licda. Leila

Roldán, Dr. Lupo Hernández Rueda, Dr. Jottin Cury, Dr. Jottin Cury (hijo); Dr. Manuel

Bergés Chupani, Dr. Manuel Bergés (hijo), Dr. Mario Read Vittini, Dr. Víctor Gómez

Bergés, Dr. Julio César Castaños Guzmán, Lic. Juan Manuel Rosario, Dr. Mariano

Rodríguez, Dr. Fernando Hernández Díaz, Lic. Vinicio Castillo Seman, Lic. Manuel Ramón Tapia López, Lic. Luis Rafael Vílchez Marranzini, Dr. Teófilo Lappot Robles, Dr. Jacobo Simón Rodríguez, Lic. Luis Alfonso Mercado Alvarado, Lic. Manuel Aybar Ferrando, Dr. Ramón Andrés Díaz; Licda. Dulce María Féliz Maríñez, Licda. Ana María Rodríguez Castro y Dr. Deomedes E. Olivares, quienes actúan en representación del Dr. Armando Armenteros Estrems, Presidente del Comité Dominicano por la Solidaridad Internacional con Haití, Inc., Dr. Joaquín Ricardo, Ing. Johnny Jones, Diputado César Santiago Rutinel Domínguez (Tonty), Diputado José Ricardo Taveras, Dr. William Jana T., Dr. Manuel Núñez, Dr. Juan Tomás Mejía Feliú, Federico Henríquez Gratereaux, Dr. Mariano Lebrón Saviñón, Ing. José Ramón Martínez Burgos, Dr. Guiseppe Rímoli Martínez, Dr. Abelardo Piñeyro, Altagracia R. Coiscou, Humberto Rímoli, Dr. Julio Hazim Risk, Consuelo Despradel, Héctor Tinero, Darío Cuba Amparo, Persio Maldonado, Cristino del Castillo, Machi Constant, Rafael Ortiz, Fernando Casado, Dr. Franklin Guerrero, Dense Reyes Estrella, Carmen S. de Armenteros, Deidamia Pichardo Grullón, Guillermo Hernández, Dr. Mauricio Espinosa, Álvaro Logroño Fiallo, Dr. Abraham Medina, Dr. Pablo Nadal Salas, Licda. Raisa Marion-Landais Peña, William Ramón Tapia Marion-Landais, Licda. María Soledad Benoit Brugal, Ramón Oscar Tapia Marion-Landais, Raisa Mercedes Tapia Marion-Landais, Lic. Santo Miguel Román, Dr. Luis Ventura, Fabio Caminero Gil, Ángel Acosta Abad, Vidalito Santos, Francisco Núñez, Antonio Santos Amparo, Ricardo López, Lic. Eugenio Díaz Pérez, Licda. Luisa Reyes, General José Miguel Soto Jiménez, General Oscar Padilla Medrano, General Manuel Cruz Méndez, Vicealmirante Manuel Montes Arache, Vicealmirante Rubén Paulino Álvarez, Vicealmirante Rolando Polanco, General Virgilio Matos Mieses, Evelio Hernández, General Román Ramiro Caamaño Sánchez, Contralmirante Luis Feliz Roa, Contralmirante Domingo Gómez, General Manuel Hernández, Mayor General Juan Nolasco Rodríguez, General Héctor Valenzuela, Contralmirante Ramón N. Hernández, Contralmirante Narciso Cassó Rincón, Contralmirante Héctor T. Ramírez Cruz, Rafael A. Abreu Martínez, Contralmirante Danilo Fortunato Cruz, Mayor General Octavio de Js. Jorge P., la Juventud Nacional Comprometida, Inc. (Junco), debidamente representada por su presidente Dr. Víctor Caamaño y por lo siguientes miembros directivos: Licda. Leila Mejía, Carlo Santos, Carolina Priscilla Velásquez Castillo y Manuel Rodríguez;

Visto la Declaración Universal de Derechos Humanos, del 10 de diciembre de 1948;

Visto la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación

Contra la Mujer, del 18 de diciembre de 1979;

Visto la Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de

Discriminación Racial, del 21 de diciembre de 1965;

Visto el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, del 16

de diciembre de 1966;

Visto la Convención Interamericana sobre Derechos Humanos, del 22 de noviembre

de 1969;

Visto la Convención sobre Condición de Extranjeros suscrita en la VI Conferencia

Interamericana de La Habana, Cuba, de 1928;

Visto el Pacto Internacional de Derecho Civiles y Políticos, de 1966;

Visto la Convención de La Haya, sobre Nacionalidad, de la Liga de las Naciones, de

1930;

Visto la Convención sobre el Estado de los Apátridas, de las Naciones Unidas, de

1954;

Visto la Convención para Reducir los casos de Apatridia, de las Naciones Unidas, de

1961;

Visto el Protocolo de Entendimiento sobre los Mecanismos de Repatriación entre los

Gobiernos de la República Dominicana y de la República de Haití, de 1999;

Visto la Declaración sobre la Condiciones de la Contratación de sus Nacionales

entre los Gobiernos de la República Dominicana y la República de Haití, de 2000;

Visto la Ley núm. 659, sobre Actos del Estado Civil, de 1944;

Visto el Preámbulo de la Ley General de Migración núm. 285-04, de 2004;

Visto la Constitución de la República de Haití, en su artículo 11;

Vistos los artículos 3 párrafo; 8 párrafo 1, numeral 2 letra j), 5 y 9 letra f); 11 numeral

1; 37 numeral 9; 67 numeral 1 y 100 de la Constitución y 13 de la Ley núm. 156-97, de

1997, que modifica la Ley núm. 25-91, Orgánica de la Suprema Corte de Justicia;

Visto el dictamen del Magistrado Procurador General de la República, del 25 de

agosto de 2005, que termina así: “Primero: Que procede declarar regular en la forma la

instancia en solicitud de declaratoria de inconstitucionalidad en contra de la Ley 285-04

del 27 de agosto de 2004, representada por los Dres. Antonio Pol Emil, Eddy Tejada Cruz,

Roberto Antúan José y otros (023-0007287-9, 001-0086143-4, 001-0402365-0, 068-

0006215-1 y 018-0033951-5), respectivamente; Segundo: Que sean rechazados, los

medios fundamentales sobre la violación a los artículos 8 párrafo 1 y 2, letra j, 5 y artículo

9, letra f, de nuestra Carta Magna” (sic);

Considerando, que los autores de la presente acción plantean, en síntesis, a la

Suprema Corte de Justicia, dada su competencia en el control de constitucionalidad de la ley, la declaratoria de inconstitucionalidad de los artículos 28, 36, 49, 56, 58, 62, 100, 101, 103, 138 y 139 de la Ley General de Migración núm. 285-04, del 27 de agosto de 2004, que tratan sobre la regulación de la entrada y permanencia de extranjeros al territorio dominicano y que los impetrantes estiman vulneran los derechos humanos de los haitianos y haitianas que residen en el país porque están dirigidas sus disposiciones a restringir, limitar y excluir a esa minoría de residentes;

Considerando, que ciertamente, el artículo 67, inciso 1 de la Constitución de la

República, dispone, entre otras cosas, que corresponde exclusivamente a la Suprema

Corte de Justicia, sin perjuicio de las demás atribuciones que le confiere esa Constitución y la ley, conocer en única instancia de la constitucionalidad de las leyes, a instancias del Poder Ejecutivo, de uno de los Presidentes de las Cámaras del Congreso Nacional o de parte interesada; que asimismo el artículo 13 de la Ley núm. 156-97, de 1997, reafirma esa competencia al declarar que corresponde a la Suprema Corte de Justicia en pleno, conocer el recurso de constitucionalidad de las leyes a que se refiere la parte in fine del inciso 1 del artículo 67 de la Constitución, así como de todo otro asunto que no esté atribuido, exclusivamente, a una de sus Cámaras;

En lo que concierne a las disposiciones del artículo 28 de la Ley 285-04, General de Migración, del 27 de agosto de 2004;

Considerando, que sometido al examen de la Suprema Corte de Justicia, en funciones

de Corte Constitucional, resulta necesario precisar, en primer término, que este artículo

dispone que las extranjeras “No Residentes” que durante su estancia en el país den a luz a un niño (a), deben conducirse al consulado de su nacionalidad a los fines de registrar allí a su hijo (a), y en los casos en que el padre de la criatura sea dominicano, podrán registrar la misma ante la correspondiente oficialía de estado civil dominicano, conforme disponen las leyes de la materia; que dicho texto legal, entre otras disposiciones, establece que todo centro de salud que al momento de ofrecer su asistencia de parto a una mujer extranjera que no cuenta con la documentación que la acredite como residente legal, expedirá una constancia de nacimiento de color rosado diferente a la constancia de nacimiento oficial, con todas las referencias personales de la madre; que de esa norma los impetrantes aducen que discrimina a un grupo determinado de personas que son las extranjeras o madres no residentes, además de violar el principio de igualdad jurídica cuando obliga a todo centro de salud, cuando asista a una parturienta extranjera que no cuenta con la documentación que la acredita como residente legal, a expedir respecto del hijo (a) que nazca, una constancia de color rosado diferente a la constancia de nacimiento oficial, con todas las referencias personales de la madre;

Considerando, que es muy cierto, como aducen los impetrantes, que a los términos de

los artículos 8 numeral 5 y 100 de la Constitución, la igualdad de todos ante la ley

constituye un principio cardinal del ordenamiento jurídico dominicano, recalcado en los

artículos 2.1 y 7 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, del 10 de diciembre de 1948, a cuyo tenor, respectivamente: “Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición (art. 2.1)”, así como que: “Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley.

Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta

Declaración y contra toda provocación a tal discriminación (art. 7)”; y que por su parte, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, del 16 de diciembre de 1966, en el numeral 3 de su artículo 10 prescribe que “Se deben adoptar medidas especiales de protección y asistencia a favor de todos los niños y adolescentes, sin discriminación alguna por razón de filiación o cualquier otra condición”;

Considerando, que también es verdadero que las disposiciones del referido artículo

28 de la Ley General de Migración núm. 285-04, de 2004, tienen por objeto, como se ha

dicho antes, imponer a las extranjeras “No Residentes” que durante su estancia en el país den a luz a un niño (a), la obligación de registrar en el consulado de su nacionalidad a su hijo (a), salvo cuando el padre de la criatura sea dominicano, caso en el cual podrán hacerlo en la oficialía del estado civil correspondiente, de lo que infieren los impetrantes que la referida previsión legal crea una situación discriminatoria en perjuicio de las madres extranjeras “No Residentes” que durante su estancia en el país den a luz a un niño (a) al imponerles la obligación señalada, por lo que entienden que el mismo es contrario a la Constitución y convenios internacionales invocados;

Considerando, que, sin embargo, el hecho de que la parte capital y el párrafo 1 del

citado artículo 28 de la Ley núm. 285-04, haga la distinción referida entre las mujeres

extranjeras “No Residentes” y las Residentes, como se dice antes, ello no implica en

modo alguno que con tal disposición se esté quebrantando la prohibición constitucional

que condena todo privilegio y situación que tienda a menoscabar la igualdad de todos los dominicanos que son, en definitiva, quienes podrían invocar las diferencias en caso de que alguna entidad de la República conceda títulos de nobleza o distinciones hereditarias, al tenor de lo pautado por el artículo 100 de la Constitución, cuya violación se alega; que como es atribución del Congreso, como se verá más adelante, arreglar todo cuanto concierne a la migración, es indudable que la regulación y control del movimiento de personas que entran y salen del país, es un derecho y al mismo tiempo una obligación del legislador dominicano que pone en obra cuando adopta medidas como las concebidas en el examinado artículo 28 de la Ley General de Migración núm. 285-04, las que no tienden sino a establecer un mero control administrativo de las extranjeras “No Residentes” que durante su estancia en el país den a luz un niño (a), lo que de manera alguna tampoco contraviene los instrumentos internacionales de que es parte la República, cuya interpretación corresponde, en principio, a los tribunales nacionales, siendo criterio de esta Corte que el indicado artículo 28 no vulnera la Carta Fundamental del Estado Dominicano;

En lo que concierne a las disposiciones del artículo 36 de la misma Ley General de Migración, núm. 285-04 de 2004;

Considerando, que las disposiciones del artículo 36 sometidas asimismo al escrutinio

de la Suprema Corte de Justicia, en funciones de Tribunal Constitucional, determinan,

primero, cuáles extranjeros son admitidos como No Residentes y, segundo, que éstos,

son considerados personas en tránsito, para los fines de la aplicación del artículo 11 de la Constitución de la República; que los impetrantes alegan, para fundamentar su acción

sobre este aspecto, que no obstante conceder el Estado “alta prioridad a los problemas

migratorios, en reconocimiento de la Constitución, las leyes y acuerdos internacionales”,

la Ley núm. 285-04 contradice la propia Constitución cuando, además de interpretarla,

señala que “los No Residentes son considerados personas en Tránsito, para los efectos

de aplicación del Artículo 11 de la Constitución de la República (art. 36 párrafo 10), ya que la Constitución en su artículo 3 establece que el país “reconoce y aplica las normas del Derecho Internacional general y americano en la medida que sus poderes públicos las hayan adoptado”; que con esas imputaciones los impetrantes reprochan a la legislación cuestionada ser discriminatoria por estar dirigida a restringir, limitar y excluir a la minoría de haitianos y haitianas residentes en territorio dominicano; que sobre ese particular los impetrantes no señalan de manera específica a cual norma del Derecho Internacional se vulnera por vía del citado párrafo 10 del artículo 36, limitándose únicamente a expresar que el artículo 8 de la Constitución no discrimina entre nacionales y extranjeros al reconocer como finalidad principal del Estado la protección efectiva de los derechos humanos, sin reparar en que la Constitución no otorga la nacionalidad dominicana indiscriminadamente a todos los que hayan nacido en el territorio nacional, sino que al consagrar el jus solis, como sistema para ostentar la nacionalidad dominicana, además del jus sanguini, lo hace con dos excepciones que excluyen a: los hijos legítimos de los extranjeros residentes en el país en representación diplomática y a los hijos de los que están de tránsito en él;

Considerando, que la Constitución de la República en su artículo 11 consagra el

principio de que la nacionalidad dominicana originaria puede resultar de dos causas: del

hecho de haber nacido en el país (jus solis) o por haber nacido de padre o madre

dominicanos (jus sanguini), en ambos casos con las excepciones indicadas; que respecto de la nacionalidad derivada del jus solis, nuestra Ley Fundamental, en el numeral 1 del texto señalado, expresa lo siguiente: “Son dominicanos: todas las personas que nacieren en el territorio de la República, con excepción de los hijos legítimos de los extranjeros residentes en el país en representación diplomática o los que están de tránsito en él”;

Considerando, que la nacionalidad es un fenómeno que crea un lazo de esencia

marcadamente política en que cada Estado, en los límites de los tratados internacionales y el derecho de gentes, determina soberanamente quiénes son sus nacionales, por lo que puede, como corolario obligado de ello imponerse al que nace en su territorio o en él se desenvuelve; que dentro de los límites de compatibilidad antes indicados, la Convención de La Haya del 12 de abril de 1930, en su artículo 1 consagra a este respecto el principio de que pertenece a cada Estado determinar por su legislación quiénes son sus nacionales, sin perjuicio de la libertad reconocida a los individuos de elegir, dentro de los limites que fije la ley, su nacionalidad o de cambiar de ella;

Considerando, que en ese orden el artículo 37 de la Constitución de la República, que

establece y enuncia cuáles atribuciones pertenecen al Congreso en su función legislativa, precisa en el numeral 9 que una de esas atribuciones es la de “Disponer todo lo relativo a la migración”, lo que significa, sin equívocos, que ese canon constitucional ha reservado a la ley la determinación y reglamentación de todo cuanto concierne a esta materia;

Considerando, que el hecho de ser la Constitución la norma suprema de un Estado no

la hace insusceptible de interpretación, como aducen los impetrantes, admitiéndose

modernamente, por el contrario, no sólo la interpretación de la doctrina y la jurisprudencia sino la que se hace por vía de la llamada interpretación legislativa, que es aquella en que el Congreso sanciona una nueva ley para fijar el verdadero sentido y alcance de otra, que es lo que en parte ha hecho la Ley General de Migración núm. 285-04;

Considerando, que, en efecto, cuando la Constitución en el párrafo 1 de su artículo 11

excluye a los hijos legítimos de los extranjeros residentes en el país en representación

diplomática o los que están de tránsito en él para adquirir la nacionalidad dominicana por jus soli, ésto supone que estas personas, las de tránsito, han sido de algún modo

autorizadas a entrar y permanecer por un determinado tiempo en el país; que si en esta

circunstancia, evidentemente legitimada, una extranjera alumbra en el territorio nacional, su hijo (a), por mandato de la misma Constitución, no nace dominicano; que, con mayor razón, no puede serlo el hijo (a) de la madre extranjera que al momento de dar a luz se encuentra en una situación irregular y, por tanto, no puede justificar su entrada y permanencia en la República Dominicana, de lo que resulta que la situación de los hijos (a) de extranjeros nacidos en el país en las circunstancias apuntadas en la primera parte del artículo 11 de la Constitución, no es producto de consideraciones de raza, color, creencias u origen, sino del mandato expreso contenido en el señalado texto fundamental que exceptúa, desde la revisión constitucional de 1929, del beneficio de la nacionalidad dominicana, como se ha visto, no sólo a los hijos (a) de los que estén de tránsito en el país, sino también a los de extranjeros residentes en representación diplomática, lo que descarta que a la presente interpretación pueda atribuírsele sentido discriminatorio; que consecuentemente, no tiene este carácter la ley cuestionada por los impetrantes cuya acción, por tanto, carece de fundamento y debe ser descartada;

Considerando, que al desentrañar el texto legal cuestionado la teleología del numeral

1 del artículo 11 de la Constitución, esto es, el sentido y alcance de este precepto, ello ha sido posible, en la especie, al reservar la Constitución a la ley, como se ha visto, todo

cuanto concierne a la migración; que en ese orden y siendo la regulación y control del

movimiento de personas que entran y salen del país un derecho inalienable y soberano

del Estado Dominicano, la determinación por el legislador de los extranjeros residentes

permanentes y temporales; de los no residentes y las personas consideraras en tránsito;

del procedimiento para ser admitido como persona no residente en la subcategoría de

trabajadores temporeros; de los cambios de categoría migratoria; del control de

permanencia de extranjeros y la cuestión de los recursos legales con que estos cuentan

en caso de expulsión o deportación, a todo lo cual se refieren las disposiciones adjetivas arriba señaladas y sometidas al examen de la Suprema Corte de Justicia, como Corte Constitucional, no puede en modo alguno contravenir las disposiciones constitucionales e internacionales cuya violación se denuncia en el acto introductivo de la presente acción;

Considerando, que por esas razones, las dichas disposiciones de la ley atacada no

podrían verse en sí mismas, en tanto fueron dictadas en armonía con la regla del artículo 37 numeral 9 de la Constitución, como violatorias de los principios fundamentales vinculados con la nacionalidad ni de ningún otro principio fundamental o ninguna regla que sustituya la competencia del legislador en virtud del antes citado artículo 37 numeral 9 de la Constitución;

Considerando, que en el único caso en que la República Dominicana pudiera verse

constreñida a otorgar la nacionalidad dominicana a un extranjero que se encuentre al

margen de la ley con respecto a su estancia en el país o de una persona que haya nacido en el territorio nacional, que de otro modo resultarían apátridas, sería en aplicación, a la cual el interesado tendría que dar estricto cumplimiento, de la Convención para Reducir los casos de Apatridia, adoptada por las Naciones Unidas el 30 de agosto de 1961, lo que no es dable en el caso a que se contrae la instancia de referencia en razón de que las personas aludidas en la misma les corresponde por jus sanguini la nacionalidad de su país, lo que descarta la posibilidad que para los apátridas prevé justamente la Convención ya citada y, por tanto, la obligación para el Estado Dominicano de conceder su nacionalidad a los indicados ciudadanos en la hipótesis planteada en esa Convención; que a ese respecto, lo que da sustento a lo antes afirmado, el artículo 11 de la Constitución de la República de Haití, expresa, de forma categórica lo siguiente: “Todo individuo nacido, en Haití o en país extranjero, de un haitiano o de una haitiana, es haitiano”;

Considerando, que la Cámara de Tierras, Laboral, Contencioso-Administrativo y

Contencioso-Tributario de esta Suprema Corte de Justicia, ha juzgado de manera

incidental que no es extranjero transeúnte aquel que ha sido provisto de un permiso de

residencia expedido por la Dirección General de Migración, lo que ha sido decidido en

ocasión de desestimarse una solicitud de la parte contraria al extranjero a quien se le

exigía prestar la fianza judicatum solvi, prevista en el artículo 16 del Código Civil para el

extranjero transeúnte demandante, de lo que resulta, como lógica consecuencia, que para no ser transeúnte en el país, es preciso estar amparado del permiso de residencia

correspondiente, antes aludido, caso contrario se reputaría No Residente, conforme a la

ley y, por tanto, en tránsito, criterio que hace suyo este Pleno;

En lo que concierne a las disposiciones de los artículos 49, 56, 58, 62, 100, 101, 103, 138 y 139 de la misma Ley General de Migración núm. 285-04 de 2004;

Considerando, que los artículos 49, 56, 58, 62, 100, 101 y 103 de la Ley núm. 285-04,

argüidos igualmente de inconstitucionalidad, y que tienen por objeto el modus operandi o trazado del procedimiento a seguir para ser admitido en el país como persona no

residente en la sub-categoría de trabajadores temporeros, conforme al sistema de cuota

anual, que establecerá el Consejo Nacional de Migración, creado por la misma ley, para la aplicación de la política nacional de migración, no son contrarios a la Constitución por las mismas razones sustentadas en el precedente examen de los artículo 28 y 36 de la ley cuestionada; que en lo que toca a los artículos 138 y 139 cuya no conformidad con la Constitución también se aduce, basta observar para convenir que la previsión contenida en el primero, al establecer que el extranjero en condición legal en el país que reciba una orden de deportación o expulsión podrá recurrir a los procedimientos legales que disponen las leyes del país, no puede infringir nuestra Ley Fundamental por reconocerle a ese extranjero el derecho de acceso a la justicia que la propia Constitución y el Bloque de Constitucionalidad consagran en su beneficio; que por su parte, no puede tampoco vulnerar la Constitución el artículo 139 de la Ley General de Migración al permitir la expulsión, al margen de todo recurso, en caso de urgencia absoluta cuando esté en juego la seguridad de Estado o la seguridad pública, ya que tal disposición deriva de la facultad que el artículo 55, numeral 16 de la Constitución, atribuye al Presidente de la República para hacer arrestar o expulsar a los extranjeros cuyas actividades, a su juicio, fueren o pudieren ser perjudiciales al orden público o a las buenas costumbres, lo que constituye, sin duda, un acto de soberanía e inalienable de un órgano supremo del Estado;

Considerando, que, por otra parte, los impetrantes en apoyo de su acción invocan la

violación de las Leyes 136-03, de 2003, que crea el Código para el Sistema de Protección y los Derechos Fundamentales de Niños, Niñas y Adolescentes y la 16-92, de 1992, que instituye el Nuevo Código de Trabajo, así como otras disposiciones adjetivas, como las que reglamentan la libertad de tránsito, por ejemplo, que han venido aplicándose en el territorio nacional; que las citadas leyes, por su jerarquía, no pueden justificar una acción directa de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia bajo el fundamento de que han sido vulneradas; que el control de la legalidad de una norma se ejerce, por el contrario, por vía de la excepción de ilegalidad promovida en ocasión de un proceso ante los tribunales inferiores del orden judicial o administrativo, la cual podría, eventualmente, ser conocida por la Suprema Corte de Justicia si ante ella se recurre como Corte de Casación, y no como Corte Constitucional;

Considerando, que las disposiciones de la ley sometidas al examen de la Suprema Corte de Justicia, en funciones de Corte Constitucional, no son contrarias a la

Constitución ni a las convenciones y tratados invocados por los impetrantes;

Considerando, que en la especie, no ha lugar para que la Suprema Corte de Justicia,

actuando en sus funciones constitucionales, promueva de oficio ninguna cuestión que de conformidad con la Constitución concierna a las otras disposiciones de la ley sometida a su examen.

Por tales motivos: Primero: Declara que los artículos 28, 36, 49, 56, 58, 62, 100, 101,

103, 138 y 139 de la Ley General de Migración núm. 285-04, del 15 de agosto de 2004,

sometidos a la Suprema Corte de Justicia, como Corte Constitucional, para su examen,

son conformes a la Constitución de la República; Segundo: Ordena que esta sentencia

sea comunicada al Magistrado Procurador General de la República, para los fines de

lugar, a los impetrantes y publicada en el Boletín Judicial, para su general conocimiento.

Firmado: Jorge A. Subero Isa, Rafael Luciano Pichardo, Eglys Margarita Esmurdoc,

Hugo Álvarez Valencia, Juan Luperón Vásquez, Margarita A. Tavares, Julio Ibarra Ríos,

Enilda Reyes Pérez Dulce Ma. Rodríguez de Goris, Julio Aníbal Suárez, Víctor José

Castellanos E., Ana Rosa Bergés Dreyfous, Edgar Hernández Mejía, Darío Fernández

Espinal, Pedro Romero Confesor y José E. Hernández Machado. Grimalda Acosta,

Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en

su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue

firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.


La República 1 Diciembre 2011

DIRECTOR DE MIGRACIÓN

Dice que dar dinero a menores en las calles contribuye a aumentar tráfico de niños

En cambio, José Ricardo Taveras pidió que esa ayuda sea entregada a Ong's

Ramón Pérez Reyes

Santo Domingo.- El director general de Migración, José Ricardo Taveras llamó a la población a no confundir la solidaridad con la falta de solidaridad cuando entregan dinero a niños haitianos que deambulan por las calles de las ciudades del país.

El doctor Taveras dijo que con eso lo que se está contribuyendo es con bandas organizadas que se dedican a traficar con niños.

Pidió, en cambio, que esa ayuda se entregue a ONG'S e instituciones estatales que trabajan con la niñez.

Taveras explicó que han sido sometidos a la justicia varios de esos grupos, pero que, sin embargo, los resultados no han sido positivos.

Refirió, además, que el último de los casos fue un grupo de diez personas, los cuales fueron puestos en libertad por los tribunales sin presentar ningún tipo de arraigo, y algunos de ellos eran ilegales.

El director de Migración también saludó la sentencia de la Suprema Corte de Justicia avalando la resolución tomada por la Junta Central Electoral (JCE), en torno al registro civil.

“Por fin la Suprema se puso los pantalones, porque aquí hay grupos de dominicanos que se prestan para declarar niños haitianos ilegales y extranjeros que obtienen su documentación de manera fraudulenta”, expresó Taveras.

Estas declaraciones fueron ofrecidas por Taveras, durante las vistas públicas para conocer las propuestas y sugerencias para la elaboración del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros.

La República 30 Noviembre 2011

MENDICIDAD DIARIA

Decenas de niños haitianos piden debajo de semáforos

EL DIRECTOR DE MIGRACIÓN LO CALIFICÓ COMO "UN PROBLEMA MUY GRAVE"

Mairobi Herrera

Cuando menos de entre 50 y 75 niños haitianos piden diariamente debajo de los semáforos del Distrito Nacional, según reveló ayer el director general de Migración, José Ricardo Taveras, quien dijo haber cuantificado ese número por las esquinas donde estos frecuentan.

Además, indicó que en cada provincia del país podría haber hasta 100 pequeños pidiendo, porque son los lugares “más impactados con el drama”.

Taveras señaló que de acuerdo a una investigación realizada por el organismo, junto a la Procuraduría General de la República, esos infantes fundamentalmente son mandados por sus padres.

“Nosotros, como autoridad, estamos haciendo lo que podemos, pero hay limitaciones de operatividad”

José Ricardo Taveras, director de la Dirección General de Migración.

El funcionario advirtió que esto es un “problema grave” y que mientras exista el dominicano que le dé dinero en los semáforos, habrá una industria de trata, porque es un negocio “rentable”.

“Yo le pido encarecidamente a la sociedad dominicana, de rodillas, que es un crimen la trata de esos niños. Da lástima verlos cerca de la medianoche con frío, en el sol, en agua y sereno. Dar dinero a esos infantes es mantener esa industria”, insistió Taveras.

Además, expresó que Conani y la Organización Internacional de Migración han estado trabajando juntos y han logrado identificar a los padres de esos menores haitianos a través de pruebas de ADN, porque no siempre están en los semáforos con ellos.

Las limitaciones

“Nosotros, como autoridad, estamos haciendo lo que podemos, pero hay limitaciones operativas; Conani recibe una cantidad de acuerdo a sus posibilidades y también hemos repatriando a esos niños a su país, entregándoselos a sus padres, pero eso es un proceso, sacamos unos y entran otros”, agregó. Cada día más es notoria la presencia de esos nacionales haitianos en las distintas avenidas del país, los cuales se unen al grupo de otros niños dominicanos, que laboran limpiando los cristales de los vehículos en los semáforos.

También se agrega a la lista una gran cantidad de mujeres con bebés en brazos, que se acercan a los vehículos a pedir limosnas.

El funcionario advirtió que esto es un “problema grave”

y que mientras exista el dominicano que le dé

dinero en los semáforos, habrá una industria de trata,

porque es un negocio “rentable”.

El licenciado José Ricardo Taveras, junto a abogados del organismo.

La República 30 Noviembre 2011

MENDICIDAD DIARIA

Decenas de niños haitianos piden debajo de semáforos

EL DIRECTOR DE MIGRACIÓN LO CALIFICÓ COMO "UN PROBLEMA MUY GRAVE"

Mairobi Herrera

Cuando menos de entre 50 y 75 niños haitianos piden diariamente debajo de los semáforos del Distrito Nacional, según reveló ayer el director general de Migración, José Ricardo Taveras, quien dijo haber cuantificado ese número por las esquinas donde estos frecuentan.

Además, indicó que en cada provincia del país podría haber hasta 100 pequeños pidiendo, porque son los lugares “más impactados con el drama”.

Taveras señaló que de acuerdo a una investigación realizada por el organismo, junto a la Procuraduría General de la República, esos infantes fundamentalmente son mandados por sus padres.

“Nosotros, como autoridad, estamos haciendo lo que podemos, pero hay limitaciones de operatividad”

José Ricardo Taveras, director de la Dirección General de Migración.

El funcionario advirtió que esto es un “problema grave” y que mientras exista el dominicano que le dé dinero en los semáforos, habrá una industria de trata, porque es un negocio “rentable”.

“Yo le pido encarecidamente a la sociedad dominicana, de rodillas, que es un crimen la trata de esos niños. Da lástima verlos cerca de la medianoche con frío, en el sol, en agua y sereno. Dar dinero a esos infantes es mantener esa industria”, insistió Taveras.

Además, expresó que Conani y la Organización Internacional de Migración han estado trabajando juntos y han logrado identificar a los padres de esos menores haitianos a través de pruebas de ADN, porque no siempre están en los semáforos con ellos.

Las limitaciones

“Nosotros, como autoridad, estamos haciendo lo que podemos, pero hay limitaciones operativas; Conani recibe una cantidad de acuerdo a sus posibilidades y también hemos repatriando a esos niños a su país, entregándoselos a sus padres, pero eso es un proceso, sacamos unos y entran otros”, agregó. Cada día más es notoria la presencia de esos nacionales haitianos en las distintas avenidas del país, los cuales se unen al grupo de otros niños dominicanos, que laboran limpiando los cristales de los vehículos en los semáforos.

También se agrega a la lista una gran cantidad de mujeres con bebés en brazos, que se acercan a los vehículos a pedir limosnas.


1 de Diciembre del 2011, 1:55 PM
Afirma ha sometidos varios traficantes de niños que son libertados en la justicia
Migración se declara incompetente para lidiar con mendicidad de haitianos

SANTO DOMINGO (R. Dominicana).- El director de Migración José Ricardo Taveras eximió al organismo de responsabilidad en la gran cantidad de niños y mujeres haitianos que piden en calles y avenidas de la capital, afirmando que no controla la frontera ni aplica políticas relativas a niños ni adolescentes, cosas ambas competencia de las Fuerzas Armadas y el Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (CONANI)

Asimismo, responsabilizó a la justicia y a la sociedad por no jugar el papel que les corresponde. A los ciudadanos les enrostra “la falsa solidaridad que ejercen cuando dan dinero a esas personas”.

“Con respeto al problema de los niños haitianos, Migración no tiene el personal, ni la calidad legal para trabajar con esos niños. No tiene facultad para controlar la frontera, eso es un asunto de las Fuerzas Armadas; ni tenemos jurisdicción para el manejo de niños y adolescentes, eso le compete al CONANI, que es el órgano rector”, manifestó el funcionario.

Aclara, sin embargo, que no todos los niños que piden en las calles son haitianos. Cuando lo son y están en el país de manera ilegal, Migración procede a entregarlos a las autoridades con competencia para manejar el caso.

“Todos somos culpables de la presencia de esos niños que mendigan en las calles que, aclaro, no son todos haitianos, por la falsa solidaridad que exhiben los ciudadanos frente a algo que se ha convertido en un negocio rentable. Me pongo de rodillas y llamo a la sociedad a no darle dinero a esas personas”, dijo Taveras.

Sostuvo en que los últimos días Migración repatrió a 50 niños haitianos que fueron entregados a su padres o las autoridades locales en la frontera, pero pocos días después otros “nuevos” niños estaban pidiendo en las esquinas.

Aludiendo nuevamente a los niños mendigos, Taveras insistió en calificar la limosna de “grave error” porque financia el crimen y alimenta la posibilidad de que, en el futuro, estos menores se conviertan ellos mismos en criminales o mueran en el proceso.

Justicia no funciona

Tavera relató que recientemente, sometió a la justicia a un conocido traficante de niños haitianos, que no identificó, el que fue puesto en libertad por los tribunales que no tomaron en cuenta que no tenía domicilio ni ningún arraigo económico que garantizara su permanencia en el país.

“La sociedad debe poner sus ojos en la justicia, porque hemos sometido varios casos de sujetos que trabajan en la mafia de traer niños haitianos a mendigar al país y en la justicia los sueltan”, se quejó Taveras.

El funcionario prometió divulgar en los próximos días los nombres de los extranjeros sometidos por traficar niños haitianos, y revelar la instancia judicial que, según él, ordenó la libertad de los traficantes.

Suanny Reynoso/7dias.com.do


21/8/2007
Subdirector de Migración dice es imposible detener la entrada ilegal de haitianos por la frontera

11:48 AM -

Santiago, 21 de agosto 2007—El subdirector de Migración con sede en Santiago, Juan Isidro Pérez, advirtió este martes que nadie controla la entrada ilegal de haitianos por la frontera. Pérez, dice que los ilegales siempre están buscando vías de penetración para burlar a las autoridades que tratan de impedir su entrada.

Sostiene que cuando las autoridades saben de as entradas de los indocumentados, ellos buscan otras formas para hacerlo por otro lado. Indicó que en reiteradas ocasiones, Migración y los efectivos del Ejército Nacional estan esperando en algún lugar determinado la entrada los haitianos, pero que ellos buscan otros para escapar y burlar la persecución.

Pérez, dijo que los haitianos que incursionan a República Dominicana se esconden en los montes y en los arrozales lo que dificulta su localización. Cita que ni Estados Unidos que tiene todos los medios a su alcance ha podido detener la migración de México. “Eso es un grave problema para los países que comparten fronteras” dijo Pérez.



01 Diciembre 2011, 07:13 PM

Migración: Controlar frontera corresponde a FF.AA y a los niños haitianos al CONANI

Aconsejó a la sociedad dominicana no dar dinero a los niños que deambula por las calles
El director de Migración, Ricardo Tavera
SANTO DOMINGO.-El director de Migración, José Ricardo Tavera, llamó a las Fuerzas Armadas y al Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (CONANI) a jugar mejor su rol en la vigilancia de la frontera con Haití, a la primera y, a la segunda, a dar mayor seguimiento a los menores que deambulan por las calles.

"La sociedad dominicana tiene que aprender cuáles son los límites de las competencias de sus instituciones. La Dirección General de Migración, en primer lugar no tiene la facultad de controlar la frontera, eso es un asunto de las Fuerzas Armadas. En segundo lugar no tiene jurisdicción para el manejo de niños, niñas y adolescentes, eso le compete a Conani", indicó.

Asimismo, aconsejó a la sociedad dominicana a no dar dinero a la los menores haitianos que piden en las calles porque al recurrir en esa "falsa solidaridad" se incurre al financiamiento del crimen y a crear la posibilidad de que esos niños se conviertan en criminales en el futuro.

Sostuvo que al dar dinero a los niños pedigüeños se financia económicamente a las bandas criminales que los utiliza.

Durante la vista pública para conocer el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros, el director de Migración se quejó, también, de que cuando esa institución somete a los traficantes de personas los jueces los liberan con facilidad.


De Diario Libre


Director de Migración culpa justicia y las FF.AA por presencia ilegal haitiana en el país

El director de Migración, José Ricardo Taveras.

SANTO DOMINGO, Rep. Dominicana.- El director de Migración, José Ricardo Taveras, cuestionó este jueves a la justicia dominicana por dejar en libertad a personas que trafican con menores desde Haití.

Asimismo, Taveras responsabilizó a las Fuerzas Armadas y al Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (Conani), de la gran cantidad de adultos y niños haitianos ilegales que se encuentran pidiendo en las calles dominicanas.

Recordó que la migración haitiana no es sólo un problema de la institución que dirige, sino que hay otras entidades que también deben cumplir con su rol.

“No es cuestión de lavarse las manos. Hay que verlo de forma integral, es un trabajo de todos”, respondió Taveras, visiblemente airado, cuando un periodista le cuestionó si Migración buscaba lavarse las manos al culpar a otras instituciones.

Reveló que durante el último operativo realizado por esa institución fueron repatriados 50 niños haitianos que pedían en las calles dominicanas.